Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Este encuentro, que sesionó del 7 al 9 de octubre de 2011 en la ciudad de Sagua la Grande, provincia Villa Clara, tuvo como objetivo, al igual que los anteriores, estrechar los lazos de amistad y colaboración entre los aficionados y profesionales de la isla, así como seguir divulgando y desarrollando la más antigua y desinteresada de las ciencias a todos los niveles. El mismo contó con la participación de varias agrupaciones, aficionados independientes y profesionales en representación de varias provincias del país.

 

Participantes

 

 Ciego de Ávila 1

 Sancti Spíritus 3

 Villa Clara 8

 Matanzas 1

 Ciudad de la Habana 7

 Invitado extranjero (Rusia) 1

 Total 21

 

Dentro de las personalidades participantes en el evento estuvieron:

1 

Oleg Viazmitinov: Corresponsal en Cuba de la Agencia de Información Rusa RIA NOVOSTI.

Oscar Álvarez Pomares: Astrónomo, funcionario de la Academia de Ciencias de Cuba, divulgador científico y exjefe del departamento de Astronomía del Instituto de Geofísica y Astronomía (IGA).

Rafael Haya: Director y asesor de la televisión cubana por más de treinta años de programas de corte científico y cinematográfico.

Bruno Enríquez: Físico, escritor de ciencia ficción y divulgador científico. Exvicepresidente de la Sociedad Cubana de Física.

Rolando Cárdenas Ortiz: Doctor en física. Profesor en la Universidad Central de las Villas y jefe del grupo de Cosmología de dicho centro.

 

Actividad preliminar en el sistema de mogotes de Jumagua

2.JPG 

En la noche del jueves 6, previo a la inauguración oficial del evento, un grupo de participantes realizó una actividad en el centro escolar mixto “Ramón Rivero”, próximo al sistema de mogotes de Jumagua. El objetivo principal de esta visita fue la medición del grado de contaminación luminosa de los referidos mogotes (que son reserva de la biosfera), estudio encabezado por Alejandro Jiménez e Iván Oliver Díaz para proponerlos como “reserva de cielo oscuro”. La estancia en el centro estudiantil sirvió además para intercambiar con los becarios sobre astronomía y realizar una pequeña fiesta de estrellas.

 

Inauguración

 

El viernes 7, a las 4 de la tarde fue inaugurado oficialmente el evento en el parque principal de la ciudad de Sagua la Grande.

 

Palabras de inauguración (Isbel González)

 

En “El nombre de la rosa”, la famosa novela de Umberto Eco, el joven discípulo le pregunta a su maestro después de una extensa conversación sobre diferentes corrientes y posturas religiosas: Pero vos… ¿por qué no tomáis partido? ¿Por qué no me decís quién tiene razón? Este entonces tomó una lente que estaba tallando y le mostró a su discípulo a través de ella un pequeño instrumento; – Mira –le dijo–. ¿Qué ves?, – Veo el instrumento un poco más grande. – Pues bien, eso es lo máximo que se puede hacer: mirar mejor. Pero para mirar mejor no solamente se necesita una lente o, en el caso concreto de la Astronomía, un telescopio, se necesita para ello, sobre todo, la voluntad de cada uno de mirar mejor, el ansia de conocimiento, la duda.

Cuando somos pequeños nos parece tan complicado e interesante todo, indagamos sobre cada cosa que nos rodea; preguntamos tanto que llegamos a agobiar a nuestros padres. ¿Qué es esto?, y es una simple araña que ha tejido en nuestra cuna y que los padres, por supuesto, eliminan con premura. ¿Y esto otro, qué es? Y resulta que es apenas una cuenta de collar o, tal vez, solo nos digan que es “caca”, porque es algo muy peligroso y si nos la echamos a la boca pudiéramos ahogarnos.

Pero eso es solo en la infancia, después vamos creciendo y el mundo se vuelve un sitio arto conocido. Existe la escuela, el trabajo, la casa, acaso la bodega, la shopping y algún que otro sitio cotidiano, ah, por supuesto, también las telenovelas, el reggetón, y ciertos shows o seriales con sus distintas temporadas. ¿Acaso eso no es el Universo?

3.JPGNo, eso no es el Universo y todos lo sabemos, aunque no queramos verlo, aunque lo olvidemos en el ajetreo diario. Todo eso, nuestro trabajo, nuestra casa, nuestro barrio, nuestro país y el planeta todo no son más que un insignificante grano de polvo en la vastedad del espacio y el tiempo universales. También son una pequeñez casi ridícula nuestros problemas. Bueno, si es así, ¿para qué preocuparse tanto por algo tan enorme e inaccesible?, pudiera preguntarse alguien. Pero habría que responderle entonces a ese escéptico, que esas cosas han de preocuparnos porque son necesarias para conocernos mejor a nosotros mismos, para saber quiénes somos y de dónde venimos. Para saber, por ejemplo, que todo lo que vemos, incluso nuestro cuerpo, no son más que residuos de viejas estrellas muertas o que la humanidad es el producto de una infinidad de accidentes cósmicos, o que vivimos sobre el delgado e inestable barniz de una esfera que cae eternamente hacia el infinito.

Y bueno, quizás vuelva a preguntar alguien con obstinación, y eso qué tiene que ver con mis problemas. Y entonces tal vez las palabras de Galileo Galilei en la obra de teatro de Bertold Brecht le den la respuesta cuando dijo: Las lunas de Júpiter no abaratan la leche pero nunca fueron vistas y la realidad es que existen. De ahí, el hombre de la calle saca la conclusión de que podría ver muchas cosas si abriera sus ojos. Vosotros le debéis una explicación. Galileo empleó un telescopio incluso más modesto que este que les muestro para romper con las creencias y el dogmatismo de toda una época, por tanto, nosotros, que poseemos actualmente instrumentos aún más potentes qué no podremos lograr, incluso, para salvar a nuestro planeta y a nuestra especie del holocausto, para transferir a nuestros hijos un mundo y una humanidad que no se encuentre al borde de la extinción total.

O tal vez la respuesta para los escépticos sea más simple, el ser humano es un ser pensante, si no piensas no eres un ser humano. Cogito, ergo sum, o sea, pienso, luego existo, como dijo Descartes.

Es por eso que un grupo de astrónomos profesionales y aficionados hemos decidido hacer este tipo de encuentros, no solo para intercambiar mutuamente conocimientos y experiencias, sino también para llevar al público en general la más antigua y desinteresada de las ciencias, es decir, la Astronomía. Lo hemos decidido, sobre todo, porque vivimos, por primera vez desde el surgimiento de la humanidad, en una era tecnológica, en una época en que si bien la ciencia se ha especializado tanto que es casi imposible para una persona común acceder a ciertos campos dentro de la investigación científica, no es menos cierto tampoco que cualquier aficionado puede disponer de diversas herramientas tecnológicas y realizar con ellas valiosos aportes científicos. Tal es así que, por solo citar un ejemplo, ya no es imprescindible poseer un gran telescopio, ni siquiera un pequeño telescopio como el de Galileo para descubrir y realizar ciertos estudios de objetos celestes, pues a través de internet (claro, un medio muchas veces más inaccesible para nosotros que un gran telescopio), pero bueno, les decía que a través de internet se puede acceder a imágenes recientes de los grandes telescopios del mundo y realizar búsquedas de nuevos cometas, asteroides, supernovas y otras investigaciones.

Este evento que hoy inauguramos en la ciudad de Sagua la Grande es entonces otro granito de arena para contribuir al conocimiento de nuestro lugar dentro del Universo. En estos dos días podrán disfrutar de un denso programa que incluye observaciones con telescopios, charlas y conferencias mediante un planetario móvil en el parque principal de la ciudad, proyección de audiovisuales sobre astronomía y ciencias afines en lugares públicos y en el cine principal, una exposición de fotografías de gran formato, una competencia de lanzamiento de cohetes y muchas otras opciones.

Este evento, el número 18 de su tipo que se viene celebrando desde el año 2000 tiene un carácter especial, no solo por ustedes, que sé de antemano que serán un excelente público y mejores anfitriones, sino también porque en el marco de este estamos festejando la semana mundial del espacio, establecida anualmente del 4 al 10 de octubre debido a que el 4 de octubre de 1957 fue lanzado el primer satélite artificial, El Sputnik 1 y sobre todo porque este año se cumple el 50 aniversario del primer vuelo de un hombre al espacio, efectuado por Yuri A. Gagarin mediante la nave Vostok 1.

Es por ello que nos acompañan varias personalidades dentro del mundo de la astronomía, la astrofísica, la cosmonáutica y la divulgación científica, así como músicos y artistas plásticos no solo de nuestro país, sino también de otras regiones del mundo, los cuales irán conociendo a lo largo del evento.

Sin más preámbulos dejo oficialmente inaugurado el XVIII Encuentro Nacional de Astronomía “Raymundo Hernández in Memoriam” con la certeza de que ciertamente lo máximo que podemos hacer es mirar mejor, pero eso, créanlo, ya es gran cosa. Gracias.

 

Entrega de Galileoscopio y concurso de lanzamiento de cohetes

 

 

 

5

 Posteriormente fueron presentadas al público 4asistente las personas invitadas al

evento y el Astrónomo Oscar Álvarez Pomares hizo entrega de un Galileoscopio a Mario A. Martínez, uno   de los aficionados de  la localidad y organizadores del evento.   

 

 

 

     

También fueron efectuados esa tarde el concurso de lanzamiento de cohetes en el parque principal, con participación de alumnos de varias escuelas, entre ellas la Escuela Primaria José de la Luz y Caballero, que es un centro de referencia de la UNESCO.

 

Inauguración de exposiciones

 

6.JPG7.JPG8.JPGSe inauguró además la exposición sobre el 50 aniversario del vuelo de Yuri Gagarin por parte del corresponsal en Cuba de la Agencia de Información Rusa, la exposición “Marte, planeta rojo” de Eladio Miranda, con fotografías de las diferentes sondas que han estudiado este planeta, así como la exposición de esculturas efímeras con la técnica del origami titulada “Ser para siempre pero no haber sido”, de la artista plástica Karla Betancourt; todas en la galería Wilfredo Lam.

 

Presentación de audiovisuales

 

9.JPGEn la tarde del viernes, posteriormente a la inauguración de las diversas exposiciones, fue presentado un documental sobre el Universo y la vida extraterrestre, por parte de Oscar Álvarez en la propia galería. También fueron proyectados el largometraje Código fuente por parte de Bruno Enriquez y el documental Viaje a los confines del Universopor Rafael Haya, en las sesiones del sábado y domingo respectivamente.

 

Planetario móvil, fiesta de estrellas y otras actividades públicas

 

10.JPG11.JPGEn las dos noches que sesionó el evento se realizaron disímiles actividades públicas en el parque de la ciudad. Uno de los sucesos que más llamó la atención de los concurrentes fue el planetario portátil instalado en el lugar, el cual fue operado por el conocido astrónomo aficionado Carlos M. Celestrín Campas, de la provincia de Matanzas, quien impartió conferencias hasta pasadas las 2 de la madrugada del domingo y por el cual transitaron más de doscientas personas.

También se instalaron cerca de diez telescopios (algunos de los cuales fueron construidos por los propios aficionados) y prismáticos en las áreas del parque para la observación de objetos celestes y se exhibieron varios audiovisuales sobre astronomía mediante un datashow y un audio, empleando como pantalla de proyección una de las paredes de la iglesia.

 

Ponencias

 

12.JPGEn el CITMA de la ciudad, donde sesionó el evento teórico, se presentaron un total de 14 ponencias que versaron sobre disímiles temas en el campo de la astronomía, la astrofísica, astrobiología, etc. Muy importante fue el intercambio de experiencias e información entre los participantes, aspecto que siempre ha sido uno de los logros fundamentales de estas citas.

 

Fundación del grupo de Sagua la Grande

 

En el marco del evento fue creado oficialmente el grupo de aficionados de Sagua la Grande con el nombre de “Legentil”. El grupo ha sido originalmente conformado por cuatro aficionados de la localidad y esperamos que este sea solo el comienzo de una fructífera historia.

 

Asamblea general

 

En la asamblea general se tomaron los siguientes acuerdos:

 

1.  Se propone realizar el próximo encuentro en la provincia de Pinar del Río a finales de marzo o comienzos de abril de 2012. Sugiriéndose como posibles sedes el Parque de Viñales o la comunidad Las Terrazas. Responsable: Alejandro Jiménez.

2.  Realizar coordinadamente observaciones conjuntas del tránsito de Venus del próximo año en diferentes puntos del país y reportar los datos al centro encargado de recepcionar dicha información. Responsable: Isbel González.

3. Cambiar el nombre de estos encuentros, debido principalmente a que no es exclusivamente un encuentro de aficionados. Por tanto la palabra “astroaficionados” será sustituida por “astronomía”, denominándose entonces Encuentro Nacional de Astronomía "Raymundo Hernández in Memoriam".

4. Gestionar a través del CITMA de la provincia de Villa Clara la creación de una asociación nacional de astronomía. Responsable: Renán Martín Piñeiro.

13.JPG

Finalmente, todos los participantes en el evento queremos dejar constancia de nuestro agradecimiento a los organizadores del mismo, especialmente a Elena González Fuentes y Mario A. Martínez Abrahantes, insuperables anfitriones; a la delegación municipal del CITMA en Sagua la Grande, al Gobierno, la Galería de Arte Wilfredo Lam, la telemisora local y los restantes medios de difusión masiva, así como las diferentes escuelas y demás instituciones y personas que contribuyeron en la excelente organización y condiciones de este encuentro que es, sin dudas, el mejor de los efectuados hasta la fecha.

 

 

 

 

Tag(s) : #Astronomía y espacio
Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: